. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2758. Lunes, 2 noviembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo quincuagésimo octavo: "Las tendencias desaparecen, el estilo es eterno”. (Yves Saint Laurent, 1936 - 2008; diseñador francés).

Si hay algo de extremos eso es la decoración navideña, o está muy, muy, muy, muy, muy (pero muy) exagerada, o es la cosa más pobre y cursi que uno pueda imaginarse.

Y ahí es donde la cosa falla. Porque desde que se juntó la crisis con la moda del menosesmás, lo de los adornos de navidad no ha vuelto a ser lo mismo. Y la decoración navideña es lo que es. Puestos a decorar estas fechas o te empachas de brillos, luces intermitentes, espumillones fosforescentes y bolitas imposibles o mejor no hacer nada.

Que coger un centro de mesa, llenarlo de varias frutas y unas cuantas velas, de navideño no tiene una mierda. Si acaso podría colar como pastel de cumpleaños de un niño vegetariano con intolerancia al gluten, pero poco más.