. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2762. Viernes, 6 noviembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo sexagésimo segundo: " Prefiero morir de pasión que de aburrimiento”. (Vincent van Gogh1853 - 1890; pintor neerlandés).

Un tatuaje tiene que ser es una materialización física de tu personalidad, por eso hay que tener cuidado con lo que uno se tatúa y, sobre todo, cuidado con no hacérselos por impulsos, que se dé uno que se tatuó una b en cada nalga del culo solo para que cuando hiciera un calvo se pudiera leer bob.

Ahora, en cuestiones de tatuajes, están de moda los tribales. Un tribal no es más que una cenefa de estas típicas que ponen las señoras en el comedor cuando lo pintan en dos tonos para separar uno de otro. Lo que más mola de un tribal es que son como una marca de poder. Bien hecho ahí, un brazo con un tribal parece un brazo más fuerte. Luego igual no lo es, pero lo aparenta, que es de lo que se trata. Que bajo este principio se me está ocurriendo que si un brazo con un tribal se ve más poderoso, topotente, aunque no lo sea, ¿tendría el mismo efecto si uno se lo tatúa en otro sitio para que ese otro sitio parezca más poderoso? No es que haga falta, evidentemente, pero -oyes- una ayudita nunca está de más.

Lunes de fiesta. Hasta el martes pues.