. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2766. Viernes, 13 noviembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo sexagésimo sexto: “Todos en este mundo en la cumbre de un infierno. ¡A contemplar las flores!”. (Kobayashi Issa, 1763 - 1827; escritor japonés).

Una razón más por la que un servidor está condenado al fuego eterno perpetuo: mi invariable manía en usar pantalones levi´s con bragueta de botones.

Es ampliamente reconocida por un gran número de pensadores, filósofos y gente de bien, la degeneración que supone el uso de semejante e infernal invento.

Uno de los más preclaro defensores de esta irrefutable verdad, el filósofo Allen Edwars, dejó claro en sus muchos y rigurosos estudios cual fue el momento y la causa que hizo entrar a la civilización occidental en la decadencia en la que se encuentra actualmente. Un declive que comenzó justo cuando: "... los turcos introdujeron la bragueta de botones en Europa entre los siglos XVIII y XIX, Su propósito no era sólo facilitar el orinar, sino también posibilitar la fornicación y la violación".

Esta vez no me salva ni tener dos tías monjas intercediendo por mí ante su jefe. Derechito al infierno yo.