. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2769. Miércoles, 18 noviembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo sexagésimo noveno: “La ira es como el fuego, no se puede apagar sino al primer chispazo. Después es tarde”. (Giovanni Papini, 1881-1956 escritor italiano).

A día de hoy resulta prácticamente imposible entender el mundo que nos rodea sin ordenadores. Casi todos los trabajos del mundo utilizan estas máquinas para llevar a cabo sus tareas y ya es difícil encontrar una profesión que no los use a todas horas. Por eso, desde aquí, queremos rendir tributo al genio que hizo posible que todos nos acercáramos a estos aparatos, les perderíamos el miedo y empezáramos a usarlos compulsivamente en nuestro trabajo.

Un sincero homenaje a ese iluminado del marketing al que se le ocurrió colocar estratégicamente un solitario y un buscaminas en cada uno de esos aparatitos y así estos trastos triunfaran durante el horario laboral. Sin él hoy el mundo sería otro.