. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2770. Jueves, 19 noviembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo septuagésimo: “Aprender un idioma es tener una ventana más desde la que observar el mundo”. (Proverbio chino).

Hay palabras o expresiones de otros idiomas, que, dado su parecido con términos en castellano, inducen a malentendidos. Por ejemplo, en inglés el término current no es corriente, sino actual; una mujer embarrased no está preñada sino que se siente avergonzada (aunque una cosa no quita la otra), y un constipated no ha cogido un catarro de padreymuyseñormío sino que, simplemente, está estreñido (que no es poco).

Aunque es con los primos hermanos, el portugués y el italiano en los que la cosa puede complicarse hasta el punto de acabar malamente. Es verdad que todos sabemos que en el primero una galleta es una bolacha, y en el segundo la mantequilla es un burro, pero deberían de avisar también que, por ejemplo, en Portugal un despido es un desnudo, y que en Italia una scopetta es una escobilla. Visto lo visto mezclar unas cosas con otras puede no ser lo más conveniente.