. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2773. Martes, 24 noviembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo septuagésimo tercero: " Buena estatura es media hermosura”. (Refrán castellano).

La cirugía estética es como el tuning de los coches que si lo haces bien, con cuidado, ahí, con criterio, pues puede quedar algo apañado. Pero si te pasas, o eres el típico hortera rematado, conseguirás destrozar el coche provocando vergüenza ajena. La diferencia es que si te equivocas con el coche no pasa nada, te compras otro y ya está. La opción de comprarse un cuerpo nuevo está pelín más complicada.

Y todo para buscar la belleza. Que desde siempre los grandes artistas estos dicen que tienen que ver con la simetría, sobre todo con que las dos partes de tu cuerpo sean simétricas. Y ahí es donde te das cuenta que uno, de canón de belleza, poco. Basta con mirarte los huevos para saber que siempre uno es más grande que otro. Y si ya en cosas tan básicas empiezas fallando... pues apaga y vámonos.