. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2774. Miércoles, 25 noviembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo septuagésimo cuarto: “No preguntemos si estamos plenamente de acuerdo, sino tan sólo si marchamos por el mismo camino”. (Johann W. von Goethe, 1749 - 1832; novelista alemán).

Ya va siendo hora de que alguien lo diga, el tabaco cumplía una función social y sanitaria muy importante. Ahora que el tabaco ya no apesta en nuestras ropas -y/o afecta a nuestro impresionante pelo-, nos hemos dado cuenta de la realidad: el tabaco tapaba un montón de otros olores mucho más desagradables, desde el típico olor a fritanga del bar, hasta el más que habitual a sudor rancio del sobaco del guarro -y hay muchos-

Desde que el olor a tabaco ha desaparecido de nuestras vidas es más difícil andar por el mundo.