. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2777. Lunes, 30 noviembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo septuagésimo séptimo: “Si quieres la paz no hables con tus amigos, habla con tus enemigos” (Moshé Dayán, 1915 - 1981; político israelí).

En la época de estudiante -de los de antes, que ahora siguen deestudiantes a los 40- salías de fiesta el jueves, el viernes, sábado tarde y noche y hasta el domingo (tipo guiri alemán de vacaciones en Gandía). Sin embargo, ahora, un poco más mayor que aquella época (todavía muy cercana) salir de fiesta se convierte en una gran ocasión, en un evento importante para el que hay que prepararse.

Porque a esas alturas, salir de fiesta se reserva para reuniones de antiguos compañeros, cenas de empresa o despedidas de solteros y lo que es peor, cualquiera de esas salidas son intercambiables (y hasta preferibles) por quedarse sentado en el sofá viendo una peli tapado hasta las orejas con una manta... y no llegar a ver ni el primer cuarto de peli porque te quedas frito de un tirón.

Ya sé que ahora somos adultos, serios, responsables y provechosos y que esto no es más una simple y lógica evolución de la vida… Pero jode.