. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2781. Viernes, 4 diciembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo octogésimo primero: “"¿La diferencia entre realidad y ficción? La ficción tiene mayor sentido”. (Tom Clancy, 1947 - 2013; escritor estadounidense).

La faloteca islandesa se encuentra en Húsavík, al norte del país (primera ventaja: las obras expuestas tienen que estar bien conservadas, el frío es lo que tiene) y se caracteriza por poseer la más extensa colección de penes del mundo. En total hay expuestos 276 miembros que incluyen toda la fauna marina de la isla (incluido el del cachalote que mide 1,70 metros y pesa 70 kilos, y solo es la punta), representaciones de los falos de criaturas mitológicas (como elfos, trolls, monstruos marinos, etc.), un molde con el órgano de los 15 miembros del equipo islandés de balonmano que logró la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, y hasta un ejemplar de pene de homo sapiens, donado al morir por un amigo del director del museo al considerar que, a partir de ahí ya no le iba a ser necesario.

Dicen que es uno de los museos más extraños del mundo, No sé por qué. Al fin y al cabo debe ser de los pocos museos (sino el único) en el que todos podríamos exponer, y sin que desentonara lo más mínimo, una obra de arte propia.