. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2787. Martes, 15 diciembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo octogésimo séptimo: “El ideal está en ti. El obstáculo para conseguirlo, también”. (Thomas Carlyne, 1755-1881, historiador inglés).

Se empeñan en decirle espacio exterior, pero ya que no existe un espacio interior digo yo que deberían de evitar la redundancia de información y llamarlo simplemente espacio. El espacio es oscuro, misterioso, intrigante, inmenso y lleno de sorpresas. En él nunca sabes qué te puedes encontrar. A mi algo que siempre me ha llamado la atención es lo de los agujeros negros. Nadie ha visto nunca uno pero se empeñan en explicarte con pelos y señales cómo son.

Bien mirado no es tan raro. Todos tenemos uno (con pelos y señales), y lo sabemos con total seguridad por más que nunca nadie se lo haya podido ver directamente. Y hasta lo usamos (casi) a diario. Y aquí es cuando, al leer esto, quien más y quien menos empieza a hacer contorsionismo para comprobar si se lo puede ver o no. Tranquilos, nadie ha podido ver su propio agujero negro, aunque como estiramientos para ir empezando la mañana pueda venir hasta bien intentar hacerlo. Por lo del mantenerse ágil y eso.