. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2793. Lunes, 28 diciembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo nonagésimo tercero: “Una síntesis vale por diez análisis”. (Eugenio d´Ors, 1882-1954, escritor español).

Desolado, abrumado, aturdido, desamparado, indefenso, abobado, incompetente, desabrigado, noqueado, atolondrado, desheredado, baldío, absorto, estéril, angustiado, fatigado, saturado, afligido, inútil, improductivo, inerme, vencido, desamparado, enervado, postrado, incapaz, disgustado, meditabundo, desfallecido, extenuado, deteriorado, abandonado, alelado, estúpido, hastiado, agotado, consumido, desmantelado, desganado, fastidiado, apático, inservible, abstraído, impotente, apagado, incapacitado, apenado, inepto, agilipollado, atontado, agobiado, cansado, molesto.

Harto.

La lista de adjetivos que pueden definir el estado de ánimo de cualquier lunes laboral a estas horas suele ser interminables. Y hay ciertos lunes en que más. Mucho más. Pues hoy es, corregido y aumentado, uno de ellos.