. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2795. Miércoles, 30 diciembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo nonagésimo quinto: “La única profesión para la que no se necesita ninguna clase de formación es la de idiota. Para las demás hay que estudiar”. (Joseph Pulitzer, 1847-1911, periodista británico).

Hace tiempo que probé la escritura psicográfica, un tipo de escritura capaz de revelar en qué estamos pensando en cada momento. Y con total fidelidad.

Hoy he vuelto a hacer la prueba, y aunque dicen que con la edad uno va cambiando sus prioridades, servidor parece que se mantiene fiel a sus pensamientos. Escriba lo que escriba. Hasta el siete de enero.