. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2666. Viernes, 29 mayo, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo sexagésimo sexto: "La imaginación, exagera; la razón, subestima; el sentido común, modera. (Marlene Dietrich, 1901 – 1992; actriz alemana).

Tiene una sonrisa que te ablanda y te pide que lo lleves contigo. Está disponible las veinticuatro horas del día, no pone pretextos de ningún tipo cuando se requiere de sus servicios y es discreto, ya que jamás contará nada de lo que hagas con él. Es totalmente sumergible y su motor silencioso ronronea con tres diferentes velocidades para ir conociéndolo poco a poco. Bien manejado siempre garantiza su finalidad, y es incansable a menos que se olvide cargarlo o cambiarle la batería.

Normal que el patitovibrador se venda como churros y su creador, Tony Levine, se hiciera rico con él. Todo ventajas. Al fin y al cabo a nadie le amarga un dulce.