. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2687. Martes, 30 junio, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo sexcentésimo octogésimo séptimo: “La vida es el arte de dibujar sin usar una goma de borrar". (John W. Gardner, 1912 – 2002; político estadounidense).

Un vicio es como la gripe, lo coges sin querer. Incluso tenemos vicios que no somos ni conscientes de que los tenemos, como el de meterse los dedos en la nariz. Y sí, ya sé que es un vicio feo, pero es un vicio entendible ya que el más mínimo resto de sustancia mucosa dentro de los orificios nasales -el moco de toda la vida- molesta y cualquier personahumana tiende a sacárselo.

Lo que ya no es tan normal es la gente que en vez de o además de sacarse cosas de la nariz se las meta. Y, aunque las diferencias entre sacar y meter son evidentes, ambos tienen algo en común: lo nerviosos que se ponen en el ratito de después de. Los que se lo sacan pasan un rato nervioso hasta que logran colocar convenientemente la sustancia extraída (moco) en algún lugar discreto; mientras el que se los meten suelen disfrutar durante los mismos minutos -más o menos- de un extraño nerviosismo que se refleja -entre otras muchas cosas- en sus dilatadas pupilas. Cada tonto con su tema.