. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2736. Miércoles, 30 septiembre, 2015

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo trigésimo sexto: “El microscopio empieza donde le telescopio termina” (Victor Hugo, 1802-1885; escritor francés).

No acabo de entender lo de las rebajas. Anuncian increíbles descuentos, del 30% de 50% y hasta del 70%, es decir que te están vendiendo una camisa, por ejemplo, a casi una cuarta parte de lo que te la vendían antes. Pero es que luego ves las noticias y el titular es: los comerciantes optimistas ante la temporada de rebajasbajasdecosasmajas, prevén un incremento del 15% los beneficios respecto a otros años.

A ver, entonces ¿incluso vendiendo una camisa fea con un 70% de rebaja tienen beneficios? ¿Entonces por qué antes la vendían un 70% más cara?

Como decía ese señor inglés tan famoso, el verdadero misterio del mundo es lo visible, no lo invisible.