. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2799. Martes, 12 enero, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo septingentésimo nonagésimo noveno: "Europa no conseguirá sobrevivir sin inmigración. Todas las grandes culturas surgieron a partir de formas de mestizaje". (Günter Grass, 1927-2015, novelista alemán).

Lo de las neveras es complicado. Si abres una suele estar fría (si no lo está es que has abierto el horno o un armario), sí, pero nunca tendrá un punto intermedio. En el mundo nevera se dan los dos extremos: o no enfrían nada, o hace un frío de muerte, que parece que han teletransportado la Atlántida a la cocina, algo de lo que no te sueles dar cuenta hasta que la abres rápido, pillas una lata de cocacola, bebes, y te sube un escalofrío que te deja cuarto y mitad del cerebro congelado.

Algo inofensivo comparado con otras cosas -mucho más peligrosas- que suelen compartir espacio con ellas.

Desde muy pequeño estás escuchando la cantinela de tus mayores diciéndote que siempre, siempre, tienes que separar lo blanco de lo de color, y claro, eso se acaba quedando en el subconsciente. Pocas cosas son tan racistas como una lavadora. Para mí que la inventó algún miembro del kukluskán y así poder mandar continuamente mensajes subliminales. Lo del racismo ya nos lo meten con calzador en casa desde pequeños... y eso no puede ser bueno.