. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2800. Miércoles, 13 enero, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo octingentésimo: “El valor de un secreto depende de las personas de las que hay que esconderlo”. (Carlos Ruiz Zafón, 1964, escritor español).

Si algún mérito tuvo el superpop fue fomentar lo de coleccionar cosas, convirtiendo a toda una generación de niñas normales (por más que niñas y normales en la misma frase suela ser una incongruencia) en fanáticas histéricas que coleccionaban papeles de colores estampados, perfumados y hasta con sus sobres a juegos.

Pero, sin duda, lo que más ha favorecido el crecimiento del coleccionismo en estos últimos tiempos -hasta hacerlo prácticamente universal-, han sido los hipermercados. Desde que ya no dan bolsas gratis hay en cada casa una colección de ellas que, guardadas como oro en paño, las mimamos y cuidamos para que nos puedan durar toda la vida. Aunque las tengamos todas repes.