. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2801. Jueves, 14 enero, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo octingentésimo primero: “El pudor debe conservarse incluso en los momentos destinados a perderlo.” (Anna Teresa Lambert, 1647 - 1733 escritora francesa).

Dicen que, al igual que elpaseante, solo es una leyenda de la mitología vasca, pero precisamente por ser vasca como se empeñe... La Basa Andere, (literalmente -o casi- "mujer del bosque") es una mujer perfecta arropada por una cabellera dorada que se puede encontrar junto al río lavando su pelo. Si algún mirón la observa -y ella se da cuenta-, le muestra sus intimidades en todo su esplendor sin que el afortunado pueda resistirse a sus encantos. Pero hay un pequeño problema añadido: quien tiene coiteo con la Basa Andere muere literalmente de placer.

Dejando a un lado que si uno quiere suicidarse no hay ni punto de comparación entre elegir un viaducto o un buen revolcón, hay que reconocer que llegados a esa cierta edad (+/-100) en la que irremediablemente estás tocando el final con la punta de los dedos, darse un paseíto por la orilla del río cuando te entren los siete males debe de ser mucho más agradable que apalancarse en urgencias.