. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2812. Viernes, 29 enero, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo octingentésimo duodécimo: "Yo no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas”. (Mary Wollstonecraft, 1759-1797, escritora británica).

Decía un señor latino muy sabio, muy listo y muy principal en su época, de nombre Plinio el Viejo, que si el miembro femenino de la pareja bosteza durante el coiteo no sólo impedirá la fecundación, sino que, incluso, puede llegar a causar la muerte del miembro masculino que esté participando en la faena.

Visto el elevado número de viudas en comparación con el de viudos es fácil concluir que, al menos haciendo ciertas cosas, las mujeres se aburren mucho más que los hombres.

Digo yo que habría que esmerarse un poco. Por si acaso.