. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 
Capítulo Milésimo septingentésimo trigésimo primero: "¿Existe el Infierno? ¿Existe Dios? ¿Resucitaremos después de la muerte? Ah, no olvidemos lo más importante: ¿Habrá mujeres allí?" (Woody Allen, 1935 director de cine estadounidense)

Ni mi misoginia más salvaje puede ocultar lo evidente: si en algo se demuestra la (indiscutible) superioridad de las personashumanas femeninas sobre la mayoría de las personashumanas masculinas -al menos en inteligencia y buen gusto- es que a ellas les suelen gustar los hombres. Son así de listas.

Y por cierto, acabo de leer que entre las ruinas de la antigua Grecia se ha encontrado una bellísima y refinada ágata fechada en el siglo I antes de Cristo, que muestra, por una de sus caras, a un hombre con una poderosa erección que está siendo penetrado por otro, y en el anverso, un poema amoroso dedicado al hombre al que fue destinada tan valiosa gema.

Ya sé que para gustos se hicieron colores y tal, y hasta sé que esta frase va a sonar algo proselitista (y de lo más interesada).... pero... ¡lo que se están perdiendo algunos!