. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2825. Miércoles, 17 febrero, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo octingentésimo vigésimo quinto: "Un fracasado es un hombre que ha cometido un error, pero que no es capaz de convertirlo en experiencia". (Elbert Green Hubbard, 1856 - 1915; escritor estadounidense).

Aunque a buen hambre no hay pan duro, ni el zumo me sabe igual en un vaso de plástico, ni me gusta el café en vaso de cartón. Teniendo en cuenta que el líquido es el mismo, no tendría que ser más que un capricho. O no. Hay un sencillo experimento que demuestra lo contrario

"En primer lugar, piense en tragar la saliva que tiene en la boca, o hágalo. Luego imagine que la escupe en un vaso y se la bebe. Aquello que le parecía natural y suyo, de repente se vuelve repugnante y ajeno".

Y eso que la saliva es la misma la traguemos directamente desde la boca o desde una copa flauta de cristal de bohemia.

Aunque sobre gustos colores, el envase cuenta. Y mucho.