. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2826. Jueves, 18 febrero, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo octingentésimo vigésimo sexto: “Conócete. Acéptate. Supérate". (Agustín de Hipona -San Agustín-, 354 - 430; filósofo africano).

Todo va tan deprisa en estos convulsos momentos de la humanidad, todo cambia tanto, que mantener mínimamente actualizado el conocimiento es casi imposible. Hay muchas cosas que se nos escapan, demasiadas, cosas que se unen a los grandes y eternos misterios que, aunque tengan cienes y cienes de años, nunca hemos entendido. Como lo de las aceitunas rellenas de anchoas, y no lo digo por aquello de cómo meten la anchoa sin que se rompa la aceituna, que habrá máquinas y eso, sino, y ahí está el verdadero misterio, el por qué se le ocurrió a alguien meter en la aceituna precisamente !una anchoa! Anda y que no tuvo que echarle imaginación el buen hombre.