. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2867. Martes, 3 mayo, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo octingentésimo sexagésimo séptimo: “Todos los que beben solos acaban bebiendo el doble”. (Proverbio húngaro).

Soy fans. En plural. Muy en plural. Soy fans de Ángelita Merkel, cada vez que la veo con el pecho turgente y despeluchada de reunión en reunión; ese pelo flambeado en amarilloteleñeco y todo el aderezo de "me acabo de levantar y esto es lo primero que me pongo para ir a por el pan"... si es como una papesa. Chiripitifláutico me hallo cuando la veo. Y cuando me aprieto unas heinnekenns. Y así, con el paso cruzado, porque soy mucho de cruzar pierna. Además, como ella no nota la crisis seguro que no está todo el día hablando de ella. De verdad, estoy harto de la crisis. Os juro que el que suscribe pasa. Pero pasa total. Que no tengo yo necesidad. Que uno, las cosas como son, está aún de muy buen ver, y no ha pasado por el quirófano... y no por falta de ganas, si no de pelas. Y que, además, todo el mundo al que se lo pregunto me lo dice. “Pelu, tú, tú estás muy bien”. Cuando no un “niño, contigo, se rompió el molde”. Y yo contestando digno que de mi vida privada no hablo. Que la belleza nunca deja indiferente a nadie, hay mucha envidia y, si no eres fuerte y aprendes a manejar tus armas, estás perdido.

Cinco años esperando. Se dice pronto. Cinco. ¡Oiga por favor! ¡¡Una solución quiero!! ¡¿No hay nadie con quién me pueda comunicar vía line, whatsaap, mail, sms, phone, fax o thelegram para saber si cuentan conmigo para el próximo encuentro bilateral hispanoalemán en la cumbre!? ¡¿Es que nadie tiene corazón!? No vivo. No disfruto. No soy. Vago como alma en pena. Necesito conocer a ÁngelitaMerkel, que el amor puede llegar en cualquier momento.