. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2901. Martes, 21 junio, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo noningentésimo primero: " El corazón del hombre necesita creer algo, y cree mentiras cuando no encuentra verdades que creer” (Mariano José de Larra, 1809 – 1837; periodista español).

Ir a la nevera y descubrir que solo queda un culín de leche mientras en el armario hay un montón de bricks calentorros, o encontrarte el rollo de papeldeculo con un solo cuadradito de esos que no le servirían ni a davidelgnomo.

Podías decir ¡cáspitas! o ¡jopetas!, pero no sería lo mismo que un ¡joder! o un ¡coño! a tiempo, porque hay un sinfín de problemas añadidos del primermundo en el que no te queda más remedio que despotricar como diosmanda.