. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2907. Miércoles, 29 junio, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo noningentésimo séptimo: “El águila no caza moscas”. (Lucio Anneo Séneca, 4 a.C.-Roma, 65 d.C.; filósofo latino).

Es verdad que nadie sabe de qué está hecho nada, especialmente aquello que nos llevamos a la boca (¡y mira que nos llevamos cosas a la boca!), pero mención aparte merecen los medicamentos, algo que te tomas cuando estás enfermo… que no deja de ser un momento muy vulnerable. Vamos, que podían hacer las pastillas con mierdecillas de hámster, así como ligeras y resecas, recubrirlas con cualquier cosa blanca -al que ponen el pomposo nombre de excipiente- y decir la frase mágica: tómate dos de estas al día y veras como te pones bueno, y ¡hala! todas para adentro, a comerlas sin problemas.

Bendita ignorancia.