. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2908. Jueves, 30 junio, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo noningentésimo octavo: “El mundo hay que fabricárselo uno mismo, hay que crear peldaños que te suban, que te saquen del pozo. Hay que inventarse la vida porque acaba siendo verdad”. (Ana María Matute, 1925 – 2014; novelista española).

¿Morritos? ok. ¿Ceja derecha levantada? hecho. ¿Taitantos disparos para eliminar-eliminar-eliminar-eliminar y quedarse con uno? ya está. ¿Recorte estratégico para que no se vea la lorza rebelde? aplicado. ¿Filtro polarizador? escogido !espera! queda mejor con el mozart... ahora sí ¿listo? Di seeeeelfieeee.

Vivimos en la época del selfie. Adolescentos y adolescentas selfiers que han nacido con un palo debajo del brazo y que jamás sabrán lo que es enfrentarse a la tiranía del carrete de fotos que había que llevar a revelar a la tienda para que te las entregaran (las pocas que habían salido decentes) en papel fotográfico, una cosa tan, tan, tan antigua (pero tan antigua) que ni siquiera te permitía ampliar la imagen haciendo pinza con los dedos. !El colmo!