. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2910. Lunes, 4 julio, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo noningentésimo décimo: “Los cántaros cuanto más vacíos más ruido hacen”. (Alfonso X , 1221 - 1284; rey de Castilla).

¿Ventilador a pilas? Sí. ¿Nevera llena de todo tipo de bebidas? Sí. ¿Colchoneta hinchable tamaño familiar, crema repelente de mosquitos, iPod última generación, tablet con conexión 4G, camiseta de repuesto y tres botes de after sun? Sí, sí y sí.

Si este es el amigo con el que estás pasando el día en la playa (o su correspondiente sucedáneo al que llaman piscina), es un regalo del cielo. Pero si lo estás mirando desde el otro lado, resulta ser un grandísimo bastardo.

Cosas de la relatividad veraniega.