. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2918. Jueves, 14 julio, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo noningentésimo decimoctavo: "En primer lugar acabemos con Sócrates, porque ya estoy harto de este invento de que no saber nada es un signo de sabiduría”. (Isaac Asimov, 1920 – 1992; escritor estadounidense).

Un verano de ideas prácticas selección oro. Hoy: cómo hacerse rico escribiendo.

Estadísticamente, una mujer puede tragarse unas mil barras de pintalabios a lo largo de su vida. Más de 4 kilos de aceites, ceras y otras sustancias inocuas que ellas usan a todas horas.

¿Nadie ha tenido todavía la ocurrencia de publicar un libro con "los 1.080 objetos que una mujer puede llegar a utilizar como espejo para retocarse los labios"? Y si a eso sumamos la cantidad (creciente) de hombres que también lo hacen..

Éxito asegurado.