. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2932. Jueves, 4 agosto, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo noningentésimo trigésimo segundo: “Viajar es descubrir que todo el mundo esta equivocado sobre otros países" (Aldous Huxley, 1894 - 1963; escritor estadounidense).

Empiezan las vacaciones. Unas semanitas por delante para viajar oyendo cienes y cienes de veces la frase por excelencia cuando uno sale de casa, el imprescindible ahí mismo. "¿Dónde se deja la maleta?... ahí mismo"; "¿dónde se tumba uno?... ahí mismo"; "¿dónde se mea?.. ahí mismo".

Esta vez unas semanitas para recorrer de cabo a rabo un país verde en todos los sentidos, Irlanda. Con cuidado, que para eso viajar es todo un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente.

Dejo el piloto automático puesto hasta el 5 de septiembre que volveré. Creo.