. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2939. Martes, 13 septiembre, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo noningentésimo trigésimo noveno: “¿Alborotas y te enojas al discutir? Luego no tienes razón”. (Santiago Ramón y Cajal, 1852 – 1934; médico español).

Dicen que su misión, en la mayoría de las ocasiones y por increíble que parezca, es hacer reír. Pero hay que reconocer que ver a tíos hechos y derechos, ya con bastantes más pelos en las piernas que en la cabeza, aparecer maquillados como una puerta y con una enorme nariz roja, puede producir una cierta inquietud.

Aparte de lo (muy) patéticos que resultan.