. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2943. Lunes, 19 septiembre, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo noningentésimo cuadragésimo tercero: “La memoria es como una red, llena de peces al sacarla del arroyo, pero por ella pasaron cientos de kilómetros de agua sin dejar rastro”. (Oliver Wendell Holmes,1809 - 1894; médico estadounidense).

Viernes, tarde. Nunca he entendido mejor la expresión junglaurbana que intentando cruzar a pie ese desbordado río alfombrado de niños -peor que un Amazonas infestado de caimanes- que se forma a la hora de salida de un colegio. Allí los personajes no parecen muy familiarizados con el concepto civilización. Los gritos suenan sin cesar cual graznidos de pájaros tropicales y las madres -que darían positivo en el más básico control antidopping- pasan rozándote con un zumbido de mosquito tigre una y otra vez, una y otra vez.

Se siente uno dentro de una película de zombies, caminando sin remedio sobre arenas (o mejor dicho aceras) movedizas, intentando esquivar unos diminutos cuerpos que apenas ves y luchando contra elementos de los que es imposible escapar. Una experiencia sobrecogedora de la que todavía no me he repuesto y que me va a dejar secuelas de por vida.