. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2964. Miércoles, 19 octubre 2016

 
Capítulo Dosmilésimo noningentésimo sexagésimo cuarto: “Lo más importante que puedes hacer es distinguir entre el servicio al cliente y la hospitalidad para invitados. Ambas cosas son necesarias para prosperar, pero son completamente diferentes”. (Danny Meyer, 1958, cocinero estadounidense).

Siguiendo con la música. Táctica infalible para despertarse sí o sí cada mañana cuando el ruido del despertador es uno de los peores castigos que puedes desear: ponerse como tono de alarma el último temazo de leticiasabater.

No creo que necesite ni explicación. Porque a ver quién es el valiente que no se despierta del tirón al escuchar el nuevo hit de esta… artista(za).

A partir de aquí, y a pesar de empezar la mañana con cara de pensar en si un cacahuete en una piscina sigue siendo un fruto seco, muy mal se te tiene que dar el día para que no vaya a mejor.