. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2997. Viernes, 9 diciembre 2016

 
Capítulo Dosmilésimo noningentésimo nonagésimo séptimo: “En este siglo acabaremos con las enfermedades, pero nos matarán las prisas". (Gregorio Marañón, 1887 - 1960; médico español).

Cialis, levitra, spedra, virirec, viagra sildenafilo, muse, alprostadil, caverjet, revatio… Más de treinta y ocho mil millones de varones (38.000.000.000) han consumido medicamentos paracumplir desde que el primero, viagra, se comenzara a comercializar en 1998. Y sus ventas sin control por internet van, de largo, en cabeza.

Habiendo más de una decena de laboratorios que comercializan genéricos casi tirados de precio (6,50 euros cuesta un coiteo si se recurre a un genérico, frente a los 13,30 euros con viagra) ¿compensa usar las cosas tan raras que venden en la interné esa?

Ya sé que nadie de los que leemos esto lo necesita (ni de coña) pero, y aunque solo sea en plan informativo, hay una norma básica a cumplir en estas historias: con las cosas de comer no se juega.