. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

2833. Lunes, 29 febrero, 2016

 
Capítulo Dosmilésimo octingentésimo trigésimo tercero: "No hay que confundir conocimiento con sabiduría. El primero sirve para ganarse la vida. La segunda ayuda a vivir". (Sorcha Carey 1943, artista inglesa).

Nos bajan el sueldo, nos congelan las pensiones, nos suben los impuestos… bueno, ¡venga!, ¡bah!.. todo sea por arrimar el hombro y poder salir de la crisis. Lo aceptamos a regañadientes (son lentejas) porque tiene su lógica… pero sacarse de la manga un día más de trabajo con la estúpida disculpa de si la Tierra va más o menos deprisa es inaceptable.

El año pasado no trabajamos un 29 de febrero, el año que viene no trabajaremos un 29 de febrero, y este año no pienso trabajar este 29 de febrero. Aunque, por imperativo legal, lo pueda parecer. Hoy de brazos caídos. Ya está bien, que no tienen límite cuando se ponen a tomarnos el pelo.