. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

Lecturas de verano. 27: "Ser un as".

 
Ser calificado de as significa ser sobresaliente en un ejercicio o profesión. Esta frase llegó a España a través de los aviadores franceses, durante la Primero Guerra Mundial. Estos se referían con ella a sus hombres más destacados, en particular, al piloto que había derribado al menos cinco aviones enemigos. El mejor de todos era conocido como as de ases. Y es que en francés la palabra as también designa al número uno. El primer aviador francés en ser acreditado como tal fue Adolphe Pégoud, cuya brillante trayectoria militar fue seguida por la prensa gala. No obstante, hace siglos, en España, era ofensivo llamar a alguien as ya que se consideraba el apócope de asno.
... historias extra-ordinarias