. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3017. Viernes, 20 enero 2017

 
Capítulo Dosmilésimo noningentésimo octogésimo octavo: “El que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo”. (Gustavo Adolfo Bécquer, 1836 – 1870; escritor español).

En ciertas ocasiones, (sobre todo a partir de ciertas edades) la oscuridad es la mejor aliada para evitar conversaciones embarazosas del tipo "vaya, en el bar no me había dado cuenta de que eras tan rematadamente feo" o "¿por qué te estás metiendo eso ahí?

Por eso, si estás empezando la faena y el ligueocasional demanda que se haga la luz, comentarle lo complicado que es vivir con alergia a las bombillas o improvisar algo sobre sobre el recibo de iberdrola, no es mala solución. Y si estás en plan pedante dile que para qué la necesita si es una de esas personas que iluminan cualquier habitación con su belleza y personalidad. Siempre conviene estar preparado.