. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3029. Martes, 7 febrero, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo vigésimo noveno: “Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos". (Confucio, 551 a.C. -479 a.C.; filósofo chino).

Una empresa californiana vende bolsas de hielo, con 50 cubitos, por el módico precio de 325 dólares. A diferencia de los hielos tradicionales que se fabrican en máquina, estos hielos, hechos con con agua traída especialmente de Europa, son tallados a mano, duran unos 40 minutos dentro de la copa, no tienen impurezas y están protegidos por un envoltorio totalmente hermético que evita el paso de microbios.

En España tenemos al inventor de la fregona, pero hay que reconocer que inventando los americanos nos pasan por encima cincuenta veces. Sobre todo si son tan cosas prácticas, Porque, a ver, siendo sinceros, ¿puede haber algo más necesario que comprar estas bolsas de hielo? Evidentemente, no.