. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3041. Jueves, 23 febrero, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo cuadragésimo primero: “Nunca sabremos el valor del agua hasta que el pozo este seco”. (Thomas Fuller, 1608 – 1661; historiador británico).

Ayudemos a resolver la crisis. Todos podemos. Usemos menos papel cada vez que nos pongamos a desechar lo que el cuerpo no aprovecha. Está bien separar las dobles capas para que dure el doble, sí, pero se puede hacer más. Por ejemplo: no lo fragmentemos después de usarlo, mantengamos el rollo entero hasta su uso total, luego rebobinémoslo de nuevo y habremos cumplido con el ecológico deber de poner nuestro granito de arena en el equilibrio de la balanza de pagos.

Importar papel higiénico nos cuesta un montón de millones de euros/dólares/oro al año. Es verdad que el euro no está muy pujante, pero no deja de ser una pasta. Sin necesidad.