. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3052. Viernes, 10 marzo, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo quincuagésimo segundo: “La parte de vuestro cuerpo más sana es la que más se ejercita”. (Lucio Anneo Séneca, 4 a. C. - 65 d. C.; filósofo latino).

Después de un coiteo, el cerebro segrega, entre otras cosas, oxitocina, vasopresina y prolactina, hormonas relacionadas con el sueño. Esto se combina con no poner atención a la respiración al hacer el esfuerzo, o sea, falta oxígeno, algo que también produce sueño. Además hay quien afirma que la eyaculación vacía las reservas de glucógeno, encargado de gran parte de la energía del cuerpo.

Resumiendo, ni falta de interés ni es nada personal, que despuesde a uno le entre sueño sí o sí viene de serie.