. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3053. Lunes, 13 marzo, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo quincuagésimo tercero: “Algunas personas son amables sólo porque no se atreven a ser de otra forma”. (William Faulkner, 1897-1962; poeta estadounidense).

Islas Fidji (y son unas cuantas). Costumbre habitual todavía en uso. Si te quedas fijamente mirando un objeto en la casa de alguien, alguien que previamente te ha invitado de una manera formal, ese alguien tiene que entender que el objeto en cuestión te gusta y está obligado a regalártelo. Sea lo que sea.

Costumbre que, además de explicar el por qué las casa thaitianas son tan minimalistas, puede darnos ideas a la hora de programar algún viajecito en el que casi todo el equipaje sean maletas vacías. Al menos en el viaje de ida.