. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3055. Miércoles, 15 marzo 2017

 
Capítulo Tresmilésimo quincuagésimo quinto: "Dadme dos líneas escritas a puño y letra por el hombre más honrado del mundo y encontraré en ellas motivo para hacerlo encarcelar". (Cardenal Richelieu, 1585 - 1642, político francés).

A estas alturas de la vida (en las que uno ha pasado ya por más manos que un periódico gratuito del metro) y aprovechando la época en la que estamos -una época donde la actividad aumenta por aquello de que todo el mundo quiere saber qué hay de losuyo, a la vez que hacen nuevas e incoherentes peticiones para aumentar todo lo que ellos consideran como losuyo-, "tantos hombres y tan poco tiempo" quiere regalar a todos sus amables (y nunca suficientemente loados) visitantes, una pequeña -pero muy apañada- parcelita de ocio creador.

Basta con recortar la imagen por la línea de puntos y construir en ella lo que a uno más le apetezca. !Hala!