. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3063. Martes, 28 marzo, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo sexagésimo tercero: "La noticia mala llega volando y la buena, cojeando" (Proverbio japonés).

Pensaba yo que el extracto de vainilla venía, por lógica, de vainas de vainilla. Pues no siempre. Durante décadas, para conseguir ese particular olor y sabor se ha estado utilizando un compuesto químico llamado castoreum... que no es más que la secreción natural que los castores usan para marcar su territorio, secreción que estos pequeños roedores tienen alojada en unos depósitos alrededor de su ano.

Muy bien. Uno no sólo no es escrupuloso sino que hasta le gusta y disfruta llevándose todo tipo de cosas a la boca. Especialmente algunas.

Algo que podría (o podriese) explicar mi afición desde pequeño por los helados de vainilla.