. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3076. Martes, 25 abril, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo septuagésimo sexto: “La aventura podrá ser loca. Pero el aventurero necesita estar cuerdo”. (C.K. Chesterton, 1874-1936; escritor británico).

Hay dos especies de bichos amorosos que cada verano -y tenemos uno a la vuelta de la esquina- nos declaran su inconmensurable a la par que desinteresado amor: el mosquito con complejo de bólido de fórmulauno que te impide dormir cada noche y consigue que cada mañana aparezcas como una paella, y la inocente medusa que te roza la pierna y te hace plantearte el mearte encima para calmar tan intenso escozor en la piel. Eso o que te mee algún alma caritativa... que según circunstancias y/o contexto, hasta puede tener su punto.

Para gustos colores.