. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3093. Martes, 23 mayo, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo nonagésimo tercero: "La ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento. Pero su conocimiento a menudo, sí". (Stanislaw J. Lec, 1909-1996, escritor polaco).

A ver, vale, durante la hibernación el metabolismo de los osos desciende un 53%, sin embargo no dejan de mantenerse alerta y su temperatura corporal continúa siendo alta, además su sistema digestivo sigue funcionando y sus necesidades fisiológicas también. Teniendo en cuenta que duermen seis o siete meses seguidos en algún momento se deberían de levantar a mear, digo yo.

Pues resulta que tienen truco. El excremento que secretan forma un "tapón fecal"; se forma cuando el intestino absorbe el líquido de las heces y las deshidrata, éstas se comprimen y se acumulan en la parte final del recto e impiden que las heces recién secretadas salgan. El tapón puede alcanzar entre 17 y 38 centímetros de longitud y de 3,8 a 6,4 centímetros de diámetro. Unas semanas antes de que termine la hibernación, los osos salen y defecan el tapón, por lo general a la entrada de la cueva.

Que digo yo que, si con lo sabia que es la naturaleza, no podría haber hecho algo ya para que las personashumanas tengamos algún mecanismo parecido. ¿Quién no conoce los peligros que tiene levantarse a mear en mitad de la noche? Que se lo pregunten a los dedos de los pies. Por ejemplo.