. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3099. Miércoles, 31 mayo, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo nonagésimo noveno: "Si no existiera el invierno, la primavera no sería placentera, y si no pasamos por la adversidad la prosperidad no sería bienvenida". (Anne Bradstreet, 1612 - 1672; escritora estadounidense).

No se trata de llevar la contraria a nadie (o sí), pero si los pismodernos llaman "contenido" a cualquier mierda que ven en elyoutube tampoco parece difícil crear una historia que llame la atención partiendo de algo rematadamente simple.

Y no se trata de coger ideas viendo las tendencias del momento -que pocas veces aportarán algo nuevo- (los de los zombis, por ejemplo, está más que saturado, todos sabemos que el pánico va a matar a mucha más gente que estos señores muertos), creo yo que es mucho más interesante ser pionero en un tema, empezar una historia fresca, sólida, con fuerza, con garra, con empuje, con nervio, con potencia, una historia que comience explorando, por ejemplo, por qué esa manía que les ha entrado ahora a la gente por el pescado crudo, que hasta las abuelas se apiponan de comida japonesa los domingos. Algo simple sin duda, pero que, partiendo de donde parte, promete ser una apasionante historia. ¿Qué no?