. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3102. Lunes, 5 junio, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo centésimo segundo: “Se ríen de mi porque soy diferente. Yo me río de ellos porque son todos iguales”. (Kurt D. Cobain, 1967 - 1994; fue un músico estadounidense).

Hay encuestas y encuestas. Una dice que un 33% de españoles afirma cambiar sus sábanas una vez por semana. Raro. Sobre todo teniendo en cuenta que otra hecha por una marca de colchones dice que el soltero medio español las cambia cada 3 meses.

Es decir, que en un mes durmiendo ocho horas al día, un soltero medianamente “limpito” habrá dejado en las sábanas 30 gramos de piel y casi 15 litros de sudor. A lo que hay que añadir que entre 10.000 y un millón de ácaros, con sus correspondientes excrementos, dormirían con él.

Y luego van y resulta son los solteros los que más se quejan de que duermen solos. Ya les vale.