. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3104. Miércoles, 7 junio, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo centésimo cuarto: “Un paso más allá del entusiasmo, y se cae en el fanatismo; otro paso más, y se llega a la locura. (Jean Baptiste Félix Descuret, 1795 - 1871; psiquiatra francés).

No importa lo moderna que se crea la gente que es, en bodas, bautizos, comuniones y fiestas de guardar -especialmente en las patronales- todos acaban/amos bailando lo mismo. Aparte de rellenar con música de los 80, infalible, hay tres joyas intemporales que siempre son apuesta segura: La Macarena, Los Pajaritos y el inigualable e inimitable, a la par que elegante y sublime, Paquito el Chocolatero, una de esas escasas obras cumbre en la historia musical de la humanidad.

!Pero qué malo que es el alcohol!