. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3107. Lunes, 12 junio, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo centésimo séptimo: "Mi sueño es tener mucho dinero para vivir tranquilo como los pobres.” (Fernando Savater, 1947; filósofo español).

El dinero es una mierda. Pero una mierda literal. El dinero está repleto de bacterias, sobre todo fecales (caca), así como de otros patógenos que, con una supervivencia de meses, van pasando de mano en mano. Tanto en las monedas como en los billetes se alojan millones de bacterias resistentes a los antibióticos, como el staphylococcus aureus, la escherichia coli o la pseudomonas, bichitos capaces de causar infecciones de tipo respiratorio o urinario.

Tanta obligación de ponerse guantes para comprar una simple naranja (¿pero es que alguien se come su cáscara?) y luego resulta que nos pasamos el día tocando mierda.

Y que no falte.