. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3109. Miércoles, 14 junio, 2017

 
Capítulo Tresmilésimo centésimo noveno: “El dolor físico lastima. El espiritual, desgarra”. (José Narosky, 1930; escritor argentino).

Durante la época victoriana los médicos curaban a las mujeres histéricas recetando masturbaciones. Visto lo mucho que se quejaban de dolores de muñeca al aplicar el tratamiento, el doctor George Taylos inventó en 1869 en la Inglaterra de 1869 el primer vibrador de vapor. En 1880, J. Granville creó un diseño que por su reducido coste y su comodidad alcanzó una enorme popularidad entre las amas de casa.

Que digo yo que, aunque la pauta fuera de uno cada ocho horas (lo normal) ya tenían que ser histéricas las mujeres de la época para que les llegara a doler la muñeca.

Claro que de todos es sabido lo adictivas que son algunas medicinas que recetan los médicos.