. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

-   


  

3141. Viernes, 28 julio, 2016

 
Capítulo Tresmilésimo centésimo cuadragésimo primero: " Las vacaciones consisten en no tener nada que hacer y disponer de todo el día para hacerlo". (Robert Orben, 1927; cómico estadounidense).

Es mentira que todo sea relativo y que no existan las verdades absolutas. Por ejemplo: una cosa es igual a sí misma. Por ejemplo: dos cosas que son iguales a otra cosa son también iguales entre sí. Bajemos más a tierra por no perdernos en la lógica y por no repetir "cosa" más veces: el agua moja, el fuego quema o la combinación de un hipnótico y una laxante en la misma noche no es conveniente.

Y lo menos relativo de todo: volver a la actividad laboral es un zasentodalaboca del que difícilmente se recuperará uno. Pero eso no va a pasar mañana, porque hoy me voy de vacaciones. !Qué ya es hora! Vuelvo el 28 de agosto. Mientras, esto se queda con el piloto automático puesto. Hasta entonces pues.